close

Consejos cuando tienes que entrenar solo (Video)

HombresFitness, Consejos de gym para cuando tienes que entrenar solo, GQ

Motivarte y evitar accidentes depende de ti.

   Si viste 127 Horas sabes que hay lugares a los que nunca debes ir solo (a escalar al Gran Cañón, por ejemplo) si no quieres terminar debajo de una piedra y teniendo que cortar tu propio brazo para sobrevivir. El gimnasio, aunque no es tan extremo, puede ser uno de esos lugares si no tienes a un compañero que te ayude a mantenerte motivado cuando no tienes ni un poco de ganas de ir, o a rescatarte después de que intentaste levantar más peso de lo que acostumbras y, obviamente, no estabas preparado.

   Muchas cosas te pueden pasar en el gimnasio si no estás atento y tienes muchas posibilidades de salir lesionado o de acabar odiando a todos, especialmente si son de esos que hacen ruidos extraños cada vez que levantan una pesa sin importar si es de solo 5 kilos y claramente no les cuesta levantarla. Pero sobrevivir no es imposible, solo necesitas estar preparado.

   Convertirte en un fanático del gym es todo un proceso, empiezas odiando todo lo que tenga que ver con cardio, pesas e intervalos. Solo ver una caminadora hace que se te revuelva el estómago. pero con el tiempo y con un poco de perseverancia y dedicación, comienzas a entender por qué siempre están llenos y hay personas que no se saltan un día por nada del mundo. Claro, todo es más fácil si alguien te acompaña, pero si tienes que ir solo, estos consejos van a ayudarte a sobrevivir y a seguir motivado para que ahora sí puedas cumplir el propósito que te haces cada nuevo año y olvidas después de solo una semana.

   No somos entrenadores expertos, pero nuestra experiencia en el gimnasio, y el sentido común, nos ayudó a crear esta lista para ayudarte a que esto no te pase:

  • No olvides los audífonos

   Recientemente tuvimos la mala suerte de toparnos con una señora mayor, de esas que van a entrenar maquilladas y con un perfume demasiado intenso, que decidió que la mejor música para su workout (y el de todos los que no llevaban audífonos) eran los mariachis, y la verdad es que eso no ayuda nada. Llevar tu música asegura que puedas seguir tu propio ritmo y que no vas a depender de lo que los demás puedan escuchar, además, los audífonos le indican a los demás que estás ahí para entrenar y no para socializar con extraños sudorosos.

  • Conoce tus límites

  Si estas entrenando solo no es recomendable subir demasiado el peso o intensidad de tu entrenamiento, después de todo, nadie te va a levantar si te caes y nadie va a estar ahí para ayudarte a levantar las pesas que se te cayeron encima por que no las aguantabas.

  • Consigue un monitor de actividad

   Un entrenador puede ser muy útil, especialmente cuando estas empezando, pero si no tienes uno, un monitor de actividad, como Fitbit y todos esos gadgets, puede ayudarte a conocer tu progreso y hasta las calorías que quemas en cada sesión.

  • Prepárate para todo

    Nadie va a llevar una toalla extra o una botella de agua para ti, tienes que estar preparado para todo y meter en tu maleta todo lo que vas a necesitar durante y después de tu entrenamiento, por ejemplo: una botella con agua, tus audífonos, una barrita (por si te sientes algo mareado), una toalla y un cambio de ropa para no salir cubierto de sudor.

  • Establece una rutina

    Las rutinas pueden ser aburridas, pero en este caso son muy útiles. Tener una rutina asegura que no te saltes ningún músculo y que no llegues al gimnasio sin saber qué hacer.

  • Recompensa tus logros

   Es fácil desmotivarte si no ves resultados o si no hay nada que te haga sentir bien por lo que has logrado. Permitirte comer algo que te gusta o comprarte los tenis que querías cada vez que avanzas en tus objetivos, o te acercas más a tu meta, es una buena manera de evitar perder el interés.

 

 

 

Fuente: GQ
Publicado: 17-01-18

Comentarios

Comentarios

clandeperros

El Autor clandeperros

Responder Comentario