close

Las amenazas militares a Venezuela

Internacional Amenazas militares a Venezuela
El Ministerio de Defensa ordenó el estudio en las Fanb de informes estadounidenses sobre la materia.  Coinciden con el decreto Obama mostrando un caos en Venezuela
Bien consciente estaba el ministro de la Defensa, general en jefe Vladimir Padrino López, de los riesgos y peligros, de las amenazas al territorio nacional, a la soberanía del país y de alguna acción armada, cuando conoció del director de la Escuela de Inteligencia y Contrainteligencia, general de brigada Jesús Antonio Barrios Quintero, algunos documentos doctrinarios de los Estados Unidos sobre su política militar y eventuales acciones contra estados como Venezuela, que supuestamente han sido planificadas en cuatro ocasiones.

Por eso les escribió así a “los camaradas de armas” hace apenas un mes: “He considerado que tales amenazas para la nación, y por ende al pueblo de Venezuela y de América, no se pueden soslayar como algo sin rigurosa importancia, por lo tanto debe ser de nuestra profunda incumbencia, para dejarlas sin su exhaustivo análisis””.
Les añade que “los riegos que implican estos delicados documentos para nuestra paz y tranquilidad son el motivo por el cual ustedes deben intercambiar y divulgar los mismos, dentro de sus respectivos comandos o instalaciones militares, con la disciplina y urgencia que el caso requiere”.
A esta fecha, un mes después de su divulgación en esos niveles militares, ya el ministro debe estar recibiendo las conclusiones de “los debates, mesas de trabajo y discusiones de ustedes con sus subalternos”. Buena será la oportunidad para que el país conozca un resumen de los mismos, que seguramente recoge reacciones y pensamientos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, todo en armonía con los artículos 323 y 326 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.
EL DECRETO 9-M. 
¿Y cuales son esos documentos que perturbaron la tranquilidad del ministro VPL y que han estado siendo discutidos por la oficialidad y sus subalternos? ¿Qué tanto significan para la integridad territorial y la soberanía?
Por supuesto, el más importante y conocido es la “declaración de emergencia nacional con respecto a Venezuela”, donde el presidente Barack Obama, después de resumir lo que consideró una situación caótica en Venezuela, afirma que “constituye una amenaza inusual y extraordinaria a la seguridad nacional y a la política exterior de los Estados Unidos, y declaro por medio de la presente una emergencia nacional a los fines de hacer frente a dicha amenaza”. Fechada el 9 de marzo, se asegura que redactada en casi todas sus partes por asesores, incluidos centroamericanos, hoy separados de sus funciones, la Casa Blanca debió dar un paso atrás ante el rechazo unánime de los países de la Celac en la Cumbre de Panamá, no calculado en Washington, y la reacción venezolana, donde se recogieron millones de firmas contra ese decreto demandando su derogatoria.
Es verdad, admitieron, que Venezuela no es una amenaza, hubo un positivo y franco encuentro de los presidentes Maduro-Obama, posteriormente fue designado el veterano Thomas Shannon como negociador con Venezuela, y según las mas recientes declaraciones del propio Maduro y de un portavoz de la Casa Blanca, las conversaciones avanzan positivamente. Naturalmente, hay sectores allá en el Norte y aquí, apoyados por el eje mediático Madrid-Miami-Bogotá, que tratarán de torpedearlas.
Entre tanto, el decreto Obama sigue vigente, con todo cuanto significa para la seguridad y la soberanía de Venezuela.
OTROS DOCUMENTOS
El mayor general Vincent Stewart es director de la Agencia de Inteligencia Militar y el 3 de febrero presentó un informe en el Comité de Servicios Armados de los EEUU sobre el entorno de seguridad global y amenazas a la seguridad de ese país. Su análisis incluye todo el planeta, con Rusia y China y su desarrollo misilístico y de sus respectivas armadas y protección del espacio. El punto Nº 7 está dedicado a América Latina, donde elogia su cooperación con Colombia, y dedica este párrafo a Venezuela:
“El presidente venezolano Nicolás Maduro no ha resuelto los factores que contribuyeron… a las protestas contra el Gobierno en 2014, incluyendo una economía pobre, la escasez de bienes básicos, los delitos violentos no se controlan, y las tácticas autoritarias del Gobierno contra la oposición política. Anticipamos acciones por parte de organizaciones estudiantiles y de la oposición política, a realizar protestas en los meses previos a las elecciones legislativas 2015. Los líderes militares han permanecido fieles y seguirán para sofocar las protestas antigubernamentales. Anticipamos que las fuerzas de seguridad de vez en cuando usarán tácticas de mano dura para restaurar el orden”.
Esos “anticipos” del general Stewart ya aparecieron. La combinación López-Ceballos está tratando de organizarlo bastante anticipadamente, con planes desestabilizadores, que seguramente incrementarán los grupos ultrarradicales de la oposición que parecen dominar sus acciones.
EL GENERAL JOHN KELLY Este general es conocido entre nosotros. Es comandante de la IV Flota, que estaba inactiva desde 1950, y que hace poco se hizo operativa. Declaró varias veces contra el “terrorismo” en Venezuela. El 12 de marzo compareció ante el Comité de Servicios Armados del Senado. ¿Qué les dijo a estos senadores, casi todos ignorantes de lo que ocurre en la región, del cambio de épocas y de los avances sociales en Venezuela?
Primero destacó la importancia de “la misión del Comando Sur de los EEUU para mantener nuestros intereses del sur”. Clarito. Él tiene tres períodos al frente del Comando. Entre los “socios fuertes” dijo que están Colombia, Chile, (extrañamente) Brasil, El Salvador y Panamá, “líderes regionales y destacados colaboradores de la seguridad hemisférica e internacional”. ¿Y que pasó con Perú y México?
Cuando se detuvo en la influencia de Irán en la región, no pudo dejar de soltar una perla como esta: “…el año pasado 19 musulmanes de Trinidad fueron enviados a Venezuela para la realización de entrenamientos con armas de alto poder”. Estaban destinados a regresar “con la posible intención de dañar los intereses coloniales”. Ni una sola prueba. Mas adelante hace referencia a las relaciones con China, y que el compromiso chino con los militares se está expandiendo, y destacó la reunión con la Celac en pleno. Y en cuanto a Rusia asegura que “ha cortejado a Cuba, Venezuela y Nicaragua para obtener acceso a las bases aéreas y puertos para sus naves y aviones, etc.”. Si no son una “amenaza inmediata”, esas actividades son preocupantes.
EL CASO VENEZUELA
“Inestabilidad” titula Kelly el aparte sobre Venezuela, que les resumo: “Desde 2003, el Gobierno venezolano ha reducido sus estrechos vínculos militares y de defensa con EEUU tradicionalmente, y en el curso de los últimos diez años hemos sido testigos de un dramático declive en las instituciones democráticas del país. Venezuela se enfrenta ahora a una inestabilidad significativa en la parte económica, social y política debido a la creciente delincuencia violenta, inflación galopante, pobreza, grave escasez de alimentos, medicinas y electricidad. Abusos contra los derechos humanos cometidos por las fuerzas de seguridad y la mala gestión continua del Gobierno del país están contribuyendo a un ambiente de incertidumbre y grandes segmentos de la población dicen que el país va por el camino equivocado… Para mantener las amenazas lejos de las costas de nuestro país, junto con el DHS, trabajamos con el FBI, la DEA y el Departamento de Estado y del Tesoro”. ¿Olvidó la CIA?…
Más adelante pronostica otros problemas por la baja de los precios del petróleo, en su relación con Petrocaribe y el desarrollo de las misiones y programas sociales. Amplio párrafo dedica a las relaciones con Colombia, de las cuales han aprendido mucho: “Nos enseñó que la cooperación entre agencias de EEUU, junto con un socio comprometido… puede ayudar un país al borde del abismo y por una fracción del costo de las operaciones en Irak y Afganistán” (¿retrato hablado de Venezuela?).
Más sombrío no puede ser el panorama de Venezuela, coincidente con lo del decreto Obama M9 y del general Stewart.
 
SEGURIDAD NACIONAL
 La vigente Estrategia de Seguridad Nacional (NSS en inglés) de febrero de 2015 “señala nueva determinación y disposición para disuadir y si es necesario derrotar a los adversarios potenciales”. De ese texto básico de la defensa estratégica de EEUU extraemos estos párrafos reveladores: “En un mundo interconectado no hay problemas globales que puedan ser resueltos sin EEUU, y algunos que pueden ser resueltos por los EEUU solamente (…). Vamos a conducir con todos los instrumentos del poder de EEUU. Nuestra influencia es mayor cuando combinamos todas nuestras ventajas estratégicas. Nuestro ejército se mantendrá listo para defender nuestros intereses nacionales mientras que supondrá un impulso esencial para nuestra diplomacia. Más que el uso de la fuerza (…). Nuestra primera línea de acción se basa en principios y la diplomacia de ojos claros, combinados con el papel central del desarrollo en la defensa adelantada y promoción de los intereses de EEUU (…). Sanciones económicas especificas seguirán siendo un instrumento eficaz para la imposición de costos en los actores irresponsables…”. Cuando llegue el momento de torcer el brazo a quienes no quieren hacer lo que deseamos, Obama dixit.
Pónganle atención a este párrafo: “Igualmente mantenemos ciudadanos en los países donde el ejercicio pleno de la democracia está en riesgo, tales como Venezuela”. ¿A que llaman “mantenemos ciudadanos”? Se deduce que es al financiamiento y suministro de otros recursos, apoyo mediático y de otro orden, a grupos radicales de oposición… ¿Quiénes pueden ser esos “ciudadanos”? Usted se los imaginará.
Poco antes, en febrero 17 de 2014, cuando desconocían el triunfo de Nicolás Maduro y se encendían las guarimbas en varias ciudades, hubo un senador, John McCain, quien habló mas claro que todos: “Urge al presidente Obama preparar una fuerza militar para entrar en Venezuela y poner bajo control a su Gobierno”, y cree que “debe convencerse a un grupo de países como Colombia, Chile y Perú para que una fuerza militar esté preparada en términos operativos para impedir que Maduro destruya los derechos e intereses de Estados Unidos en la región hemisférica”.
Al final del análisis que hace el general de inteligencia Barrios Quintero sobre los referidos documentos, escribe:
“Esta creciente y alarmante expansión militar de Washington en América Latina (referidas en sus páginas anteriores), junto a la campaña internacional de desprestigio contra el Gobierno venezolano, el financiamiento multimillonario para la desestabilización interna y las últimas revelaciones sobre planes de guerra en la región, evidencian que hay un conflicto serio, peligroso y no justificado en marcha contra Venezuela, el país con las mayores reservas petroleras del mundo”, y debo agregar, con una soberana política exterior, con excepcionales éxitos en la región (Unasur, Alba, Celac, Petrocaribe, etc.), que ostensiblemente afectan la política exterior estadounidense que conservó durante años en su patio trasero.
Fuente: Reporte Cofidencial
Publicado:  31-05-15

Comentarios

Comentarios

clandeperros

El Autor clandeperros

Responder Comentario